SENDEROS MÁGICOS – La Ruta del Cares

Ruta del Cares CC

“UN PASO DE CABRAS” CONVERTIDO EN “LA GARGANTA DIVINA”, DESCUBRE LA RUTA DEL CARES…

En pleno corazón del Parque Nacional de Picos de Europa se encuentra la Ruta del Cares. También conocida como “La Garganta Divina”, esta ruta que transcurre, tallada en la roca, entre las localidades de Poncebos (Asturias) y Caín (León) es una de las más bellas y espectaculares que se pueden realizar en toda Europa y, sin duda, en España.

El principal atractivo de la ruta y el motivo por el que se ha ganado el sobrenombre de “La Garganta Divina” es que trascurre a través de una desfiladero que acompaña en todo momento el Río Cares, de donde toma el nombre. Este hecho, unido a que la ruta haya sido excavada en la piedra caliza del citado desfiladero, le otorgan una belleza y una singularidad que resulta difícil de encontrar en otros lugares.

Paraíso de Senderistas CC

Paraíso de Senderistas

El paisaje montañoso que disfrutaremos durante el transcurso del recorrido, con cimas de más de 2.000 metros de altitud, la fuerza poderosa de las paredes del desfiladero, el abrupto desnivel hasta el curso del cristalino río Cares (en ocasiones de más 800 metros) y la visita más que probable de algunos animales salvajes, como pueden ser las cabras que deambulan pastando por la zona, harán de ésta una ruta irrepetible y completamente mágica.

PARA COMENZAR

Para como comunmente se dice, “abrir boca”, quiero mostrar un vídeo de excepcional belleza, que sin duda despierta en el espectador grandes emociones y puede hacernos vivir, virtualmente, la experiencia que significa recorrer esta ruta. Tal ves después de verlo, quieras saber algo más sobre La Garganta divina.

(enlace externo al vídeo: http://youtu.be/TLIWrNWIBCU)

Estas imágenes espectaculares han sido obtenidas con un Dron (DJI Phantom Quadcopter), equipado con una Cámara Deportiva (GoPro Hero 3), otra interesante forma de usar la tecnología para acercarnos a la naturaleza.

LOS ORÍGENES DE LA RUTA

En sus inicios, la que hoy conocemos como Ruta del Cares era un simple “paso de cabras” que permitía la comunicación entre las citadas localidades de Poncebos y Caín, llegando incluso a ser el único medio de comunicación entre ambas localidades en época de nieves. Recorrer este sendero resultaba muy complicado en algunos tramos, e incluso en ocasiones la senda llegaba a desaparecer.

A principios del Siglo XX, entre los años 1916 y 1921, esta precaria senda fue mejorada y acondicionada para poder construir un canal (que se puede ver a lo largo del recorrido) y poder abastecer a la Central Hidroeléctrica de Camarmeña-Poncebos. Posteriormente, entre 1945 y 1950, tras la construcción del canal, la senda fue mejorada un poco más para mejorar el acceso a la central y permitir un mejor mantenimiento del canal.

La Garganta Divina CC

Garganta Divina

Se cree, erróneamente, que la senda que disfrutamos hoy en día fue construída por los mismos ingenieros que llevaron a cabo las obras del canal. No fue así, la senda que actualmente recorren y disfrutan miles de aficionados al senderismo de todo el mundo, se debe a la labor de “el Tiu Campillo” nombre con el que se conoce en la zona a Manuel Campillo, un cabraliego de los Collaos que dirigió las obras sin disponer de estudios ni proyecto alguno, simplemente valiéndose de su juicio y experiencia para ir superando cada uno de los obstáculos que surgían en la primitiva senda mediante las sólidas soluciones que han llegado hasta la fecha.

Dado el relieve tan escarpado del lugar fue necesario mucho trabajo durante esos años para conseguir “excavar” en la roca el sendero que conocemos y podemos disfrutar hoy en día. Sin duda, el esfuerzo de Manuel y sus colaboradores mereció la pena.

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO

Como se ha mencionado anteriormente, la ruta se desarrolla a lo largo del desfiladero que acompaña al Rio Cares. Debido a ello se trata de un recorrido lineal, no existiendo la posibilidad de realizar una ruta circular dada la peculiar orografía del terreno.

La ruta, en realidad, tiene un extremo en Posada de Valdeón (León) y el otro en Poncebos (Asturias), pasando por Caín (León), si bien el tramo más bello y, por ello, más transitado es el que va desde Poncebos a Caín, que puede recorrerse con comodidad en unas 3 ó 4 horas.

El recorrido desde Poncebos hasta Posada de Valdeón tiene una longitud de 21 kilómetros, quedando reducido a unos 12 kilómetros si se parte desde Poncebos hasta Caín o viceversa. La anchura de este último tramo es variable, estando en torno a 1.5 metros de media.

Mapa de la Ruta del Cares

Mapa del Sendero PR-PNPE 3 – Ruta del Cares
(pulsa en la imagen para ampliar)

El recorrido a grandes rasgos

El recorrido que más gente realiza, desde Poncebos a Caín, comienza saliendo del parking en Poncebos, al inicio de la ruta cerca de la central hidroeléctrica, tras pasar el acceso al funicular de Bulnes y dejar atrás una caseta de información se realiza una ascensión bastante dura durante los 2 primeros kilómetros que pueden llegar a hacerse interminables (según el estado físico de cada persona) a lo largo de un estrecho sendero. Se llega así a Los Collaos, la zona más alta de la ruta, en donde existen diversos paneles informativos sobre la construcción del camino a principios del Siglo XX y donde podemos hacer un pequeño y merecido descanso antes de continuar a través de una pista mucho más llana, ancha y cómoda a través de la que llegaremos a los famosos puentes del Bolín y de los Rebecos, desde los que pasaremos de una ladera a otra del desfiladero. Abandonaremos Asturias para adentrarnos en León y llegar a los túneles excavados en la roca que nos conucirán hasta Caín.

Túneles y Puentes CC

Túneles y Puentes

Planificar el regreso

Una de las peculiaridades de este sendero es que, dada la excasa accesibilidad (prácticamente nula) a cualquier punto intermedio del mismo, es necesario realizar un recorrido de ida y otro de vuelta para retornar hasta el lugar en donde dejamos el vehículo antes de iniciar la ruta (si elegimos esa opción) o bien se puede optar por realizar un recorrido de ida exclusivamente y hacer uso de los numerosos servicios de taxi y recogida que nos llevarán de vuelta, por carretera, al punto de inicio escogido.

Hay que tener en cuenta que, si bien el recorrido entre Poncebos y Caín es de unos 12 kilómetros caminando a través del desfiladero del Cares, si se quiere viajar en coche entre ambas localidades el trayecto se alarga hasta casi los 100 kilómetros. Por ello es muy importante planificar convenientemente el transporte al término del recorrido y tener en cuenta los posibles gastos que supondrá el taxi.

Alternativas

Existen otras alternativas, como puede ser que alguien nos espere con otro vehículo al final del recorrido (si vamos varias personas), o comenzar parte del grupo por un extremo y otra parte por el otro e intercambiar los vehículos.

Dado que el tramo más bello es el que discurre por la parte asturiana de la ruta, existen personas que optan por salir de Poncebos hasta llegar a la frontera con León y volver de nuevo a Poncebos sin llegar hasta Caín.

Otra alternativa, adecuada para personas con no muy buena forma física, es realizar el recorrido desde Caín, dando la vuelta a medio camino cuando empieza la bajada y evitando así el tramo cercano a Poncebos, que es en el que se encuentran las pendientes más duras.

Llegar hasta los puntos de inicio de la Ruta

Para llegar en nuestro vehículo hasta Poncebos debemos dirigirnos hasta Arenas de Cabrales y, desde allí, desviarnos unos 5 kilómetros hasta llegar a Poncebos. Si, en cambio, pretendemos acceder en vehículo hasta Caín lo más recomendable es dirigirse hacia Riaño, desde allí tomar dirección hacia Posada de Valdeón y luego continuar hasta Caín.

También resulta interesante

Mucha gente inicia la ruta en Poncebos, desde donde además se pueden realizar otras rutas ciertamente interesantes como la de Bulnes, existiendo además un funicular que nos lleva también hasta el pueblo de Bulnes. Si lo que deseamos es contemplar el famoso Naranjo de Bulnes, lo ideal es subir desde Poncebos hasta Camarmeña en donde tendremos una de las mejores vistas del citado pico.

Sea de la forma que fuere y optemos por la opción que sea, la Ruta del Cares nos obsequiará con un gratificante paisaje, convirtiéndose así en una experiencia mágica.

ALGUNAS RECOMENDACIONES PARA REALIZAR LA RUTA DEL CARES

Al discurrir por un desfiladero en muchas ocasiones caminaremos “al borde del precipicio”, por ello es conveniente extremar la precaución e ir pendiente siempre de por dónde se pisa, sin acercarse más de lo necesario al borde del sendero (por ejemplo en caso de pararse a hacer una foto). Por este mismo motivo es necesario vigilar convenientemente a los niños, si decidimos hacer esta ruta en familia. La ruta en sí no es peligrosa, pero no está de más ser precavido. No conviene hacerla con niños muy pequeños si no podemos controlarlos adecuadamente.

Entre Montañas CC

Entre Montañas

Conviene además ir atentos ante posibles desprendimientos que se puedan producir de alguna pequeña roca o fragmento de la propia montaña.

Como se ha comentado la ruta se desarrolla entre montañas de más de 2.000 metros de altitud, por lo que es recomendable, en cualquier época, llevar algo de ropa de abrigo y/o algún impermeable dado que en alta montaña el clima puede cambiar súbitamente. Por ello, las épocas del año más recomendables para realizar la Ruta del Cares son la Primavera y el Otoño, pues los rigores del clima son menores.

Por último, en caso de que durante el trayecto recibamos la visita de las cabras que pastan por la zona, no debemos alarmarnos pues son pacíficas y no hacen nada. Eso sí, conviene prestar atención de nuevo a las pequeñas piedras que puedan desprenderse de la ladera a su paso.

UN RECUERDO INOLVIDABLE

Éste es, desde luego, uno de esos recorridos que marcan y que jamás se olvidan.

Recuerdo Imborrable

En un rincón de mi memoria…
(foto de mi archivo personal)

Me gustaría compartir aquí el hecho de que, en mi recuerdo, esta es la primera ruta de senderismo que realicé en mi vida, siendo casi un niño, acompañado de mis padres y mi hermana. Hasta el día de hoy, y han pasado más de treinta años, siento vivo ese recorrido en la memoria, añorando volver a realizarlo algún día, espero que pronto.

Por ello os animo a que no dudéis en recorrer la Ruta del Cares personalmente, si es que aún no lo habéis hecho. Nada puede compararse a la experiencia real de recorrerlo vosotros mismos. Además, bien planificado, es un recorrido prácticamente apto para todos los públicos.


Para muchos estos han sido o serán los 12 kilómetros más emocionantes de su vida…


PARA TERMINAR

Para concluir esta reseña sobre la Ruta del Cares os dejo con otro fantástico vídeo en el que se muestra a través de bellas imágenes el recorrido entre Poncebos y Caín. Espero que lo disfrutéis tanto como yo.

(enlace externo al vídeo: http://youtu.be/vDAT85Rt93E)


Un saludo, permaneced atentos a una próxima publicación de otro nuevo

Sendero Mágico…


photos by: Jorge Cancela

Si ya has realizado esta ruta y quieres contarnos tu experiencia, puedes hacerlo escribiendo un comentario al pie de esta página.

Si no las has realizado aún pero quieres darnos tu opinión, puedes dejar tu comentario igualmente


Si te ha gustado esta entrada, puedes “machacar” los botones sociales que encontrarás debajo, twitteala, ponla en tu muro de Facebook, en Google +, dale un +1 o compártela como te parezca oportuno con tus mejores amigos.

Gracias por compartir…


Tagged , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to SENDEROS MÁGICOS – La Ruta del Cares

  1. Excursionista novato says:

    Hola! Tengo un gran recuerdo de la ruta del Cares (la hice siendo niño) y quería hacerla con mi pareja un fin de semana, lo que pasa es que nos pilla un poco lejos para ir solo un fin de semana (vivimos en Madrid).

    ¿Conoces alguna alternativa cercana a la capital y que sea sencilla y bonita como la del Cares?

    Gracias de antemano

  2. JESUS says:

    Hola Excursionista!!!

    Me alegra saber que hay gente como tú y como yo que tuvimos la experiencia de realizar la Ruta del Cares siendo niños, sin duda una viviencia inolvidable.

    Respecto a la consulta que me planteas te diré que es difícil encontrar dos rutas “iguales” pues cada lugar y cada recorrido tiene su carácter propio, incluso te puedo decir que si realizas varias veces el mismo recorrido nunca es igual.

    Si vives con tu pareja en Madrid y queréis realizar rutas cercanas, yo os recomendaría que os adentrarais en la Sierra de Guadarrama (Parque nacional).

    En el siguiente enlace podéis ampliar información sobre este Parque Nacional y las rutas y senderos que podéis recorrer en él:

    http://www.parquenacionalsierraguadarrama.es/visita/rutas

    También os recomiendo que echéis un vistazo a este otro sitio web, en donde podéis encontrar rutas por toda la Comunidad de Madrid:

    http://sendasdemadrid.es/index.html

    En este último sitio web, encontraréis también un apartado destinado a las rutas por el PN SIERRA GUADARRAMA, tal como consta en un apartado de su menú de navegación lateral. Así mismo, en la parte inferior de la página que os recomiendo tenéis un buscador (con el nombre “seleccione su senda”) con el que poder encontrar la ruta que mejor se adapte a vuestras necesidades en cuanto a dificultad, tipo de recorrido, longitud, etc…

    Espero que esta información os sirva de ayuda y que disfrutéis a lo grande de todo lo que tenéis tan cerca. Ya os digo que, generalmente, no hay que irse muy lejos para gozar del senderismo.

    Un saludo.

    • Excursionista novato says:

      Perdón por la tardanza, no me llegó el mail de que ya tenía la respuesta 🙂

      Mil gracias. Echaré un vistazo a ambos sites a ver que encontramos interesantes.

      Un saludo!

      • JESUS says:

        No te preocupes, gracias a ti. Es un placer poder ayudaros. No dudes en volver por aquí si te puedo ayudar en algo más y, desde luego, para contarnos la experiencia…

        A disfrutar de la Ruta!!!

Deja tu Comentario