Sendero Turre – El Jalí (Turre – ALMERÍA)

Sendero Turre - El Jalí

TRAS LOS PASOS DE INDIANA JONES…

Este sendero que parte de la localidad de Turre y se adentra en Sierra Cabrera por su falda Oeste, presenta una particularidad un tanto inusual en las rutas de senderismo que podemos realizar normalmente. Discurre por algunos de los parajes que sirvieron en su día como escenarios naturales para el rodaje de una de las películas de la saga de Indiana Jones.

Vistas al Valle de las Pirámides

Se trata de un recorrido circular de aproximadamente 16 kilómetros y medio,que nos llevará por algunos de los rincones en donde se rodó la película Indiana Jones y la Última Cruzada.

El Sendero Turre – El Jalí (PR A-370) nos llevará hasta el corazón de Sierra Cabrera, permitiéndonos gozar durante el recorrido de unas fantásticas vistas, tanto de la parte oeste de Sierra Cabrera y el valle que queda a sus pies como de su parte este que se abre por completo hacia el Mar Mediterráneo. Así podremos contemplar por un lado las localidades cercanas como son Turre, Los Gallardos, Bédar, Garrucha o Vera y formaciones naturales algo más distantes como la Sierra Almagrera, la Sierra de los Filabres, la Tetica de Bacares (y junto a ella el cercano Observatorio de Calar Alto), o la mismísima Sierra Nevada (en días muy claros). Por otro lado contemplaremos el litoral almeriense desde el Cabo de Gata, al sur, hasta el Cabo Cope, ya en Murcia al norte, y entre ellos Carboneras, las playas de Mojácar, Vera, Garrucha, Villaricos, San Juan de los Terreros o Águilas.

Vistas al mar

DATOS DEL RECORRIDO

Distancia: 16.44 Kilómetros
Circular:
Tipo de Camino: Carril o Senda, puntualmente fuera de sendero o “campo a través”
Balizado y Señalizado:
Ciclable: No
Desnivel Acumulado Subiendo: 1226 metros
Desnivel Acumulado Bajando: 1226 metros
Cota Máxima: 712 metros
Cota Mínima: 79 metros
Tiempo Aproximado para su Realización: Entre 4 y 5 horas

(en función de la duración de las paradas para realizar fotografías, descansar, avituallarse y demás)

Clasificación MIDE: 1, 1, 2, 3
  • Severidad del Medio Natural: 1
  • Orientación en el Itinerario: 1
  • Dificultad en el Desplazamiento: 2
  • Cantidad del Esfuerzo necesario: 3

Si quieres saber más sobre el método de clasificación MIDE, haz clic aquí.

Dificultad del Recorrido: Moderado
Coordenadas Inicio/Final:
  • Inicio: 37º 8′ 44.7” N, 01º 54′ 02.1” O (latitud: 37.1457, longitud: -1.9006)
  • Final: 37º 8′ 44.7” N, 01º 54′ 02.1” O (latitud: 37.1457, longitud: -1.9006)
Mapa del Recorrido:

Mapa del Sendero Turre - El Jalí

Hojas del MTN 1/50.000: 1031 y 1032
Vista 3D:

Vista 3D del Sendero Turre - El Jalí

Perfil del Recorrido:

Perfil del Sendero Turre - El Jalí

PARA CINÉFILOS

Como ya he comentado, al principio de esta página, este sendero recorre algunos de los escenarios naturales que sirvieron como decorado para el rodaje de la película Indiana Jones y La Última Cruzada, en 1989. De hecho en el panel informativo del sendero, que se encuentra a la salida de Turre, puede verse una imagen del cartel de la película, así como unas fotografías de Harrison Ford y Sean Connery. En el texto del panel aparecen una serie de datos generales sobre la película y nada más.

Panel informativo al principio del recorrido

Es normal que, después de ver este panel informativo, uno espero encontrarse durante el recorrido alguna información adicional en relación a alguno de los parajes empleados para el rodaje. A diferencia de otros senderos, en los que hay paneles durante el recorrido que amplían la información sobre determinados puntos singulares, en éste no encontraremos ningún panel informativo más que el del comienzo. Y ante la escasez de los datos que aporta dicho panel, voy a dar algunos más que resultarán de gran interés a todos aquellos aficionados al cine en general y a la saga de películas de Indiana Jones en particular.

Con más de 4 millones de espectadores a lo largo del planeta y una recaudación superior a los 9 millones de euros, Indiana Jones y La Última Cruzada se convirtió, en 1989, en una de las películas más importantes de la historia del cine de aventuras. La fórmula de dicho éxito, que se repetía por tercera vez, fue la química lograda entre Harrison Ford y Sean Connery más la conjunción de las brillantes y creativas mentes de Steven Spielberg y George Lucas.

Látigo y Sombrero de Indiana - imagen cortesía de Gary Stewart - Wikimedia Commons

Los dos Dioses de Hollywood trajeron al famoso arqueólogo a Almería, atraídos por sus incomparables desiertos, únicos en Europa, por sus excepcionales condiciones de luz natural, y por la facilidad económica para rodar en ella. Esta ciudad se había subido al carro de las superproducciones en 1961 con Lawrence de Arabia, de la mano de David Lean. Fue en esta época cuando realmente la industria tomó cuerpo y se empezaron a realizar importantes producciones con grandes medios y una excepcional y cualificada mano de obra, barata, eso sí. Más adelante vendrían los años de gloria del Western europeo, es decir el género genuinamente americano plagiado por italianos, españoles y alemanes. El año clave para Almería es 1964. Un hombre desconocido hasta la fecha, Sergio Leone, realizó una película dentro de un género en auge: Por un puñado de dólares. El éxito fue arrollador y el director saltó a la fama catapultando a los dos hombres del nuevo género, Clint Eastwood y Gian Mª Volonté. Sergio Leone creó escuela con esta película y rodó seguidamente otras dos de gran éxito: La muerte tenía un precio y El bueno, el feo y el malo.

Pero, no me quiero desvíar del tema pese a que mi pasión por el cine me arrastra a divagar. Para llegar al templo donde un caballero de la primera cruzada custodia el Grial, Indiana debe cruzar los desiertos a las afueras de una supuesta Iskenderun, (o Alejandreta, ciudad de la actual Turquía), y es aquí donde entra en juego Almería. Robert Watts, productor ejecutivo de la cinta, quien había realizado varios westerns en Almería, fue el responsable de buscar las localizaciones necesarias en Almería para dar vida a la visión de Spielberg y Lucas.

Harrison Ford y Sean Connery durante el rodaje

Cinco días antes de que se iniciara la filmación de la película (el 11 de mayo de 1988), se distribuyó el programa de rodaje. El primer destino de Spielberg y el equipo fue Almería, donde comenzaron las complejas escenas de acción. Steven Spielberg, quién dos años antes ya había estado en Almería durante el rodaje de El Imperio del sol, supervisó personalmente la elección de cada escenario de rodaje desde el aire, en helicóptero.

La primera escena a la que se enfrentaron fue una persecución a caballo a lo largo de la rambla de Tabernas. Aunque originariamente las escenas del tanque en el desierto debían rodarse en dos días y medio, el rodaje se prolongó algo más de nueve días. A finales de mayo, Spielberg guió al equipo por el resto de localizaciones de la provincia: Escuela de Bellas Artes, Calle Almanzor, la playa de Mónsul, la antigua pista de tierra que comunica Los Escullos con San José, el cerro del Cinto (lugar de explotación de las minas de Rodalquilar), el campo de aviación abandonado de Mojácar y Sierra Cabrera (Turre). Seguidamente, la compañía se trasladó a Granada y se filmaron las escenas en la Estación de Guadix y en la Sierra de Huetor.

El Messerschmitt volando por Sierra Cabrera

La popular escena de las gaviotas (en realidad palomas adiestradas), fue rodada en la Playa de Mónsul (San José), es aquí donde un avión nazi, Messerschmitt 109, les ataca, estrellándose finalmente contra una loma de una montaña, gran parte de las esceneas de esa antológica persecución aérea son las que fiueron rodadas en Sierra Cabrera (Turre), localización en la realidad, bastante alejada de la playa de Mónsul donde comenzaba todo.

Foto Aérea del Aeródromo de Turre

Se empleó el aeródromo abandonado situado en la urbanuzación Cortijo Grande de Turre. Está abandonado desde hace ya bastantes años a pesar de que contanba con una pista asfaltada de 690 m., una pequeña torre de control y unos hangares. Se cerró porque se usaba entre otras cosas para el contrabando de hachís desde Marruecos. Lo adquirió el Ministerio de Defensa y lo utiliza el ejercito de cuando en cuando para realizar maniobras.

Vista del Aeródromo - imagen de Indalomanía - Panoramio bajo licencia CC 3.0

El muro de piedra en el que se apoyan, tras estrellarse la avioneta en que viajan Indy y su padre, con Sierra Cabrera al fondo y el cortijo contra el que se estrellan también están rodados en localizaciones cercanas a este sendero.

Una de las escenas rodadas en Sierra Cabrera

Para aquellos que quieran saber más sobre esta película, dejo un enlace al artículo de la Wikipedia que amplía la información. Se puede acceder a él pulsando aquí.

EL RECORRIDO

El ascenso hasta el Cortijo Jalí

El recorrido comienza, a las afueras de Turre, con una suave ascensión a través de una pista asfaltada, que poco a poco se va haciendo cada vez más dura y pronunciada. La pista de asfalto pasa enseguida a ser de tierra y a medida que nos acercamos al Cortijo Jalí va cada vez estrechándose más hasta quedar reducida a partir de allí a un simple sendero.

El comienzo del recorrido

La subida hasta el Jalí, supone una distancia aproximada de unos 8 kilómetros, en los que se realiza una ascensión de unos 680 metros. Si bien el desnivel resulta elevado en algunos puntos, las condiciones de la pista permiten que se pueda subir sin mayores dificultades, siguiendo el ritmo adecuado a cada persona.

Vistas durante la subida

Durante esta subida, el aumento progresivo de altura permite cada vez unas vistas más espectaculares y unas panorámicas estupendas del valle que va quedando a nuestros pies por la falda oeste de Sierra Cabrera. En días despejados es posible contemplar no sólo las localidades más próximas, como Turre, Los Gallardos, Garrucha, Vera, Bédar, etc, sino también lugares mucho más alejados como la Sierra Almagrera, la de los Filabres, la Tetica de Bacares o la mismísima Sierra Nevada.

Una de las balizas del recorrido

El ascenso está perfectamente señalizado y balizado. Existen múltiples cruces y biufurcaciones de la pista, disponiendo todos ellos de los correspondientes postes que indican por donde continúar.

El descenso hasta Turre

Tras superar el Cortijo Jalí, comienza un recorrido descendente hacia la Rambla de Mofar, a través de la cual llegaremos de nuevo al punto de partida.

Los aficionados al Trekking y a los recorridos fuera de sendero o “campo a través” disfrutarán de esta parte del recorrido. En él existen puntos en que el estrecho sendero casi desaparece y nos obliga a realizar algunos pasos con cierta precaución entre la espesa vegetación y las rocas del lugar. La señalización no es tan clara y abundante como durante la subida, por lo que hay que estar algo más atentos para seguir correctamente las indicaciones si no queremos perdernos. Resulta de mucha ayuda en casos como este el disponer de un dispositivo GPS que nos confirme el recorrido en caso de pensar que podemos habernos perdido y, de ser así, nos reconduzca al buen camino.

El sendero parece desaparecer en algunos zonas del descenso

En este tramo de descenso, hasta alcanzar la Rambla de Mófar, abunda la maleza, las zarzas y escobas, por lo que es muy recomendable llevar pantalones largos para evitar lesiones y rozaduras.

A lo largo del descenso podremos ir contemplando varios cortijos antiguos, muchos de ellos en estado ruinoso y abandonados

La rambla de Mofar

Una vez alcanzada la Rambla de Mofar, apenas nos restarán 2 kilómetros y medio para finalizar nuestro recorrido, sin más que seguir su curso hasta la localidad de Turre.

PUNTOS DE INTERES

El Cortijo Jalí

Aproximadamente a mitad del recorrido y tras finalizar la ascensión, nos encontraremos en pleno corazón de Sierra Cabrera, en las inmediaciones del Cortijo Jalí. Del antiguo cortijo no quedan hoy más que unas ruinas, pero la belleza del paraje en el que se encuentra bien merece el esfuerzo realizado durante el ascenso.

Las ruinas del Cortijo Jalí

Una vez llegados al Cortijo Jalí será posible divisar el otro lado de la sierra, su vertiente este y las panorámicas que nos ofrece el Mar Mediterráneo. Desde este observatorio privilegiado podremos contemplar, si el día está despejado de nuevo y la metereología nos acompaña, toda la costa desde el Cabo de Gata al sur hasta el Cabo Cope al Norte. Entre ellos podremos ver Carboneras, las playas de Mojácar, Garrucha, las playas de Vera, Villaricos, San Juan de los Terreros, Águilas o Mazarrón.

FAUNA Y FLORA

Como en muchas de las rutas que podemos realizar por Sierra Cabrera, es posible que durante el recorrido nos encontremos con algunas especies animales como pueden ser ciertas aves rapaces, águilas o cernícalos, tortugas moras y algún zorro o jabalí. Con suerte, en la parte más alta, veremos incluso alguna cabra montesa.

Mariposas de vivos colores o libélulas de cierto tamaño son algunos de los insectos que pueblan estos lugares.

Palmeras

En cuanto a las especies vegetales, los vientos de levante aunque marinos apenas sí dejan algo de humedad, al pasar paralelamente a la línea de costa, por lo que la escasa vegetación es de carácter estepario, encontrándonos con especies como el esparto, la aulaga, el tomillo o la lavanda. Sin embargo en los pequeños “oasis” formados por las numerosas ramblas que atraviesan la sierra, podemos encontrarnos con una vegetación más propia de zonas húmedas, entre la que encontraremos adelfas, olivos, almendros, algarrobos e higueras, palmeras, ágaves y chumberas.

EL SENDERO EN TU GPS

Puedes descargar el track del recorrido y así poderlo seguir con tu dispositivo GPS, desde la web de Wikiloc, haciendo clic aquí.

LA EXPERIENCIA DE RECORRER EL SENDERO

En otra entrada del blog he descrito la experiencia de recorrer este sendero, el recorrido que realicé el pasado 2 de Octubre de 2012. Puedes ver la experiencia, haciendo clic aquí.

MULTIMEDIA

Puedes ver más imágenes del recorrido en la galería de Flickr haciendo clic aquí.

Tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja tu Comentario