Prevención en Verano – El Golpe de Calor

Golpe de CalorCC

EN VERANO, NO EXPONGAS TU SALUD

Ha llegado el verano, desde hace unos pocos días oficialmente es verano en el hemisferio norte. El verano es una época del año propicia a realizar diversas activides al aire libre, entre ellas las que aparecen en esta web, pero no debemos pasar por alto la “amenaza” que en esta época del año suponen las altas temperaturas, algo que puede verse agravado si realizamos una actividad física o un esfuerzo importante.

Tomar unas sencillas medidas, nos ayudará a prevenir posibles complicaciones para nuestra salud propiciadas por el sol y el calor, como pueden ser quemaduras, deshidrataciones, insolaciones y algo de lo que en esta entrada voy a hablar con un poco más de profundidad por ser especialmente peligroso, el golpe de calor.

¿QUÉ ES EL GOLPE DE CALOR – SÍNTOMAS?

En una entrada anterior del blog, (Senderismo, CONSEJOS 07 – Hidratarse durante la marcha), ya hablé someramente del golpe de calor y expliqué que se trata de un transtorno grave del organismo que, en caso de no ser capaz de disipar más calor del que genera o absorbe, al alcanzar una temperatura corporal superior a los 40ºC, puede sufrir alteraciones del sistema nervioso central, encefalias y frecuentemente el coma. En definitiva los mecanismos de autorregulación de la temperatura corporal fallan y el cuerpo pierde la capacidad de autoenfriarse, con el peligro que ello conlleva.

Si el cuerpo, expuesto a temperaturas cercanas o superiores a esos 40º, no es capaz por sí mismo o con alguna ayuda externa de bajar esa temperatura, puede sufrir agotamiento por calor, que al persistir se convierte en un golpe de calor, situación que puede ocasionar incluso la muerte en hasta el 70% de los casos.

Junto a la temperatura ambiente elevada, la humedad relativa elevada es un factor de riesgo adicional que aumenta la probabilidades de sufrir un golpe de calor, puesto que nos dificultará transpirar mediante el sudor (pues éste no se evaporará) y reducir así nuestra temperatura corporal.

Existen dos formas de presentación habituales:

  1. El Golpe de Calor Clásico, que afecta a ancianos, personas de edad avanzada e individuos con enfermedades debilitantes durante ciertas olas de calor.
  2. El Golpe de Calor por Esfuerzo, que afecta fundamentalmente a individuos jóvenes “sanos” que realizan un ejercicio físico intenso bajo un elevado calor exterior.

Se trata por tanto de una emergencia médica. El diagnóstico precoz es fundamental para poder tratarlo antes de que sea demasiado tarde.

Entre los síntomas más frecuentes podemos encontrar los siguientes:

  • Fiebre Alta (superior a 39ºC)
  • Cara congestionada, piel roja, caliente y seca
  • Dolor de cabeza (palpitante)
  • Pulso rápido y fuerte
  • Fatiga y sed intensas
  • Mareo, agitación, náuseas y vómitos
  • Convulsiones y calambres musculares
  • Falta de transpiración y sudor
  • Delirios, confusión y alteraciones de la consciencia (incluso pérdida de conocimiento), así como de la respiración y la circulación
  • Insomnio

¿CÓMO PREVENIR EL GOLPE DE CALOR?

La mejor manera de prevenir un golpe de calor es mantenernos correctamente hidratados, algo a lo que debemos prestar especial atención cuando realizamos cualquier actividad deportiva o ejercicio físico. Remito de nuevo a la entrada en la que hablo de la hidratación, para senderistas, a quienes quieran saber algo más. (ver entrada).

A modo de recordatorio repetiré aquí que no hay que esperar a tener sed para beber, pues para entonces puede que estemos ya deshidratados. Que debemos beber al menos dos litros de agua al día en reposo y por tanto debemos aumentar significativamente dicha ingesta cuando realizamos algún tipo de actividad física.

Conviene no realizar fuertes esfuerzos físicos en las horas centrales del día, siendo más apropiado en verano realizar nuestras actividades al amanecer o al atardecer.

Si vamos a estar expuestos al sol, además de proteger nuestra piel con algún tipo de protector solar, debemos proteger también nuestra cabeza con algúna gorra o sombrero, lo que nos ayudará a prevenir también posibles insolaciones.

Por último, conviene también evitar las comidas copiosas que ralenticen nuestra circulación. Además de ingerir bastantes líquidos, debemos comer también alimentos que nos aporten líquidos extra, como pueden ser los vegetales y las frutas, que addemás nos ayudarán a reponer los electrolitos y sales minerales que haya perdido nuestro organismo.

POSIBLES TRATAMIENTOS

Lo primero que debemos hacer, ante síntomas leves, si sospechamos que podemos sufrir un golpe de calor es buscar un lugar fresco y a la sombra, refrescarnos e hidratarnos bebiendo agua y zumos de frutas (no demasiado fríos), consultando al médico si aún así persisten los síntomas.

Si tras una elevada exposición al calor tenemos fiebre, la piel caliente, enrojecida y seca, podemos estar ante un caso más severo. Ante esta circunstancia debemos actuar para intentar bajar la fiebre, empleando compresas o toallas humedecidas con agua fresca y aplicarlas en la frente, la nuca, ingles, axilas y en los pulsos. No debe aplicarse hielo, pues puede producirse un shock.

Ojo, si la persona afectada sufre delirios o dice frases inconexas no debemos darle nada de beber hasta que recupere la consciencia, tras lo cual le podemos administrar algún líquido pero a cucharaditas, poco a poco.

Obviamente, ante síntomas severos, se debe acudir con urgencia al servicio de emergencias sanitario más cercano.

La deshidratación puede dar pie o acelerar la aparición de un golpe de calor pero no debemos confundir ambas cosas. Si estamos deshidratados solamente, por lo general nuestra piel estará pálida y húmeda, siendo la sudoración abundante y el pulso débil, pero sobre todo la temperatura corporal será normal y no tendremos fiebre. En esos casos, además de proceder a rehidratarnos, se ha de actuar como si de un caso de bajada de tensión se tratara, colocando a la persona afectada tumbada, con los pies en alto y administrándole líquidos poco a poco, preferiblemente alguna bebida isotónica o si no es posible agua con algo de sal, un poco de limón y azúcar.

photo by: R’eyes
Tagged . Bookmark the permalink.

Deja tu Comentario